FAMA Campo

Localizada en la región de Mairinque, interior del Estado de São Paulo, FAMA Campo es un brazo de FAMA Museo. Inaugurada en noviembre de 2019, el museo a cielo abierto se inspiró en la “land art”, un movimiento artístico que une el arte y el medio ambiente. FAMA Campo nace con el objetivo de recibir obras que intervienen en el paisaje local, que convivan con la naturaleza y se transformen con ella.

MARCIA PASTORE
Transposição, 2018-2019

CARLITO CARVALHOSA
Área de Propriedade, 2020

Donde el cielo se encuentra con el suelo y el aire con la tierra

Inspirado en una nueva forma de pensar los museos e inspirada en la corriente artística de los años 1960 del “land art”, la Fábrica de Arte Marcos Amaro inaugura su nuevo brazo de FAMA – Itu, el FAMA – Campo, situado en la región de la ciudad de Mairinque, interior del Estado de São Paulo.

Más que un oasis de arte en el interior del Estado, la iniciativa quiere tener sentido para una nueva forma de observar el arte. ¿Cuál? Se trata de un nuevo modo sin pretensiones de exponer el arte, en un museo abierto, sin paredes. Donde el público podrá andar y pensar la escultura a cielo abierto – de manera que se permita el deslumbramiento de un museo sin muros, sin protección del sol, del viento, de la lluvia, de plantas, de los insectos y de los bichos.

La idea fomentada es que el arte esté en total sintonía con los paisajes dada y modificada. Donde la escultura es transformadora y al mismo tiempo es transformada por la naturaleza. Donde el público tendrá que caminar para encontrar ese lugar, saliendo de la pasividad de la mirada e invitándose a explorar otras partes del cuerpo, de la experiencia artística.

El proyecto, por lo tanto, convierte un pedazo de tierra en un paisaje construido, más accidentado y menos monótono que las formas convencionales de exposición vistas en instituciones museológicas, en su mayoría cerradas entre cuatro paredes.

¿Qué propone FAMA Campo? Intervenciones de los artistas en el paisaje de esculturas con carácter efímero. En otras palabras, sin la necesidad de conservación o preservación, las esculturas se piensan en armonía con la naturaleza, sin agredirla. Inclusive, sin una temática que oriente las creaciones artísticas, se espera también que éstas reflejen las cuestiones del arte en la contemporaneidad. Tales como la naturaleza y su sustentabilidad, los desvíos de las acciones humanas, de la política y de la necesidad de que pensemos en la transitoriedad de la vida.

Sin el concepto de permanencia para la “eternidad” que prevalece en las creaciones del arte hasta entonces, inclusive el arte contemporáneo con toda su complejidad, la “no permanencia” es lo que orienta el proyecto de FAMA Campo. El espacio será una muestra en la que todos los artistas deberán entrar respetando el lugar, sin jerarquía. No obstante, la naturaleza debe prevalecer y será quien dicte el orden de las cosas. En tiempos de discusiones intensas acerca de la preservación de los ecosistemas del planeta, es un privilegio pensar en FAMA Campo. Ningún trabajo se realizará para durar para siempre y no serán museificados, por consiguiente.

Ricardo Resende

BR EN ES