Tríptico

Plantas invadiendo paredes destruidas por el tiempo, como una vegetación parásita, que transborda y transforma. Esas plantas dominan la escena del paisaje, se correlacionan y se funden en un solo cuerpo. Las esculturas de Rodrigo Sassi tienen ese mismo efecto parasitario, al proyectarse hacia afuera de las paredes y de las pilastras de la Fábrica de Arte Marcos Amaro. El artista es el cuarto nombre contemplado por el Aviso de Ocupación FAMA y estrena el 13 de abril el proyecto inédito Tríptico, curado por Ricardo Resende.

El artista parte de la relación entre arquitectura, el entorno urbano en el que está colocado y sus referencias plásticas para dar vida a estructuras que interactúan con el espacio. Su instalación escultórica va a ocupar el entorno de la antigua casa de energía de la Fábrica São Pedro, con formas orgánicas que intervienen y transforman el lugar.

Su escultura viene de la calle, de recursos encontrados en vías públicas. Es con eso que Sassi saca a la luz el contraste de sus formas abstractas, que funden cierta brutalidad con una sensación de levedad. “El dibujo de las esculturas es el mismo grafismo enmarañado visto en los grafitis de los muros y paredes de las ciudades”, señala Ricardo Resende, curador de la exposición.

Nacido y criado en São Paulo, la influencia de la metrópolis está omnipresente en su obra. Sassi, que viene de la cultura del skate y del grafiti, tiene también la noche y la música como inspiraciones.

Sus esculturas no obedecen al sentido común. El artista moldea sus obras con formas hechas de madera compensada o entonces esculpe moldando – un modo de tallar curvas por medio de cortes en la madera. Después de hacerlo, llena la forma con concreto. “Él obtiene una estética de la degradación (controlada) y del abandono consciente provenientes de mohos e infiltraciones, con colores vistos en sus ‘pinturas’ que remiten al espectador a las pinturas tachistas abstractas”, reflexiona Resende.

En la Sala 6, el artista exhibe la faceta documental de su proceso de creación: son matrices de grabados. Recortes de maderas y restos de lo que prepara para hacer los moldes se reorganizaron sobre placas, como un xilograbado e impresos sobre papel. “Las matrices de madera que se conectan con las esculturas recuerdan el origen de la materia. No son nada más que los rastros y las marcas de la escultura”, finaliza el curador.

Sobre el artista

Rodrigo Sassi nació en 1981 en São Paulo y, actualmente, vive y trabaja en la ciudad. En 2006, se graduó en Artes Plásticas en la Fundação Armando Alvares Penteado (FAAP). Inició su trayectoria artística en la práctica de intervenciones urbanas en las cuales utilizaba la ciudad como soporte de actuación, reflexión e inspiración para sus obras. Profundizó su investigación urbana y la transformó en referencia estética y conceptual para un trabajo tridimensional que avanza entre la escultura y la instalación.

Su trabajo ya ha sido exhibido en individuales de instituciones como el Centro Cultural São Paulo (CCBB) y Red Bull Station, además de galerías como MdM, de Paris, y Nosco, de Londres. Participó en colectivas en el Museo Oscar Niemeyer, Museo Brasileiro de Escultura (MuBE), Caixa Cultural Rio de Janeiro, Frameless Gallery, en Londres, entre otras. Sassi fue reconocido con premios como el PROAC Artes Visuais (2016), Sculpture Space (2016), en Nova York y Cité Internationale des Arts de Paris (2014/2015). Es el cuarto artista contemplado por el aviso de Ocupación Fábrica de Arte Marcos Amaro (FAMA).

BR EN ES
AllEscort